Sindicato N°1 de Trabajadores de Minera Escondida

Sitio Web Oficial para Socios SindicatoMEL
Tamaño de fuente: +

Feliz día de las y los mineros 2017

Compañeros y compañeras,

Como cada 10 de agosto celebramos junto a ustedes el Día de las y los Mineros de Chile. Fecha que las empresas mandantes instauraron legalmente desde el 2009, pero que nosotros las y los trabajadores, conmemoramos hace más de 90 años.

Algunos celebran este día resistiendo en la lucha, tantos otros le brindan homenajes a San Lorenzo, santo patrono de los trabajadores de la minería. Pero toda manifestación tiene un claro consenso: regresar a salvo y con dignidad cerca de los suyos, a la cofradía del hogar.

Los empleadores se han robado este conmemorado día, distrayendo a la fuerza laboral con sofisticadas comidas, bebidas elaboradas y shows de escaso contenido, en su intensa búsqueda por apaciguar años de lucha. Pero nosotros no olvidamos, señores empresarios.

No olvidamos los 44 históricos días de huelga, donde nuestros compañeros y compañeras debieron aguantar en vela durante las gélidas noches pampinas y resistir con sudor las altas temperaturas que trae el día en el desierto.

No olvidamos que la empresa buscó desunirnos, amedrentarnos y sembrar el miedo en nuestras bases a través de paupérrimas tácticas que en el fondo no hicieron más que volvernos más fuertes como organización, una sola fuerza a la que la compañía no pudo doblegar.

No olvidamos la postura egoísta y mezquina empresarial, esa que quiso quitarnos de las manos los beneficios y derechos que hemos defendido durante los casi 24 años de formación y desarrollo sindical.

No olvidamos el asesinato de Nelson Quichillao el minero subcontratado de Codelco, que fue asesinado por manos del sargento de Carabineros en el contexto de las manifestaciones que se realizaban en 2015 fuera de la mina El Salvador, región de Atacama.

No olvidamos a Richard Bobadilla, minero desvinculado de forma arbitraria de la división Radomiro Tomic de Codelco, quien suma 107 días en huelga de hambre en rechazo al abuso, trabajo precario y desigualdad registrada en la minería.

No olvidamos la confusa muerte de Juan Pablo Jiménez, presidente del sindicato N°1 de la empresa contratista Azeta (de la mandante Chilectra en Santiago, Chile), lugar donde trabajó durante 10 años y desplegó una importante lucha contra la precariedad que aún viven los contratistas eléctricos, hasta que una bala loca le quitó la vida.

No olvidamos a Marco Antonio Cuadra, el dirigente del Transantiago que se quemó a lo bonzo en los estacionamientos de la empresa Redbus, de la cual había sido desvinculado recientemente.

No olvidamos a Rodrigo Cisternas, trabajador forestal acribillado por Carabineros durante una Huelga el 2007, la matanza de la Escuela de Santa María de Iquique en 1907, ni la masacre de la Plaza Colón en Antofagasta en 1906.

Mucho menos olvidamos a los compañeros muertos en accidentes laborales registrados en Minera Escondida. A todos ellos y sus familias nuestros eternos respetos.

No olvidamos, porque en la medida en que los trabajadores nos eduquemos y adquiramos conocimientos, esos conocimientos se convertirán en un poder unitario capaz de transformar a la sociedad chilena.

Como clase trabajadora chilena, fuimos despojados de nuestra historia, y es de suma importancia recuperarla y con ella, las luchas, conquistas y lecciones. De esta forma, lograremos ser conscientes de un pasado para concretar los anhelos del futuro.

El alto índice de tercerización laboral, la precarización del trabajo, un Gobierno sumiso ante grandes empresas y la falta de políticas públicas que resguarden los recursos naturales del país, se hacen presentes más que nunca en este Día del Minero.

Conmemoramos a los caídos, también a las mujeres y hombres trabajadores de los recursos naturales que nos brinda la tierra, quienes con esfuerzo y valentía trabajan lejos de casa, muchas veces bajo condiciones climáticas complejas y en un escenario laboral estresante y de alta complejidad.

Como Sindicato N°1 de Trabajadores Minera Escondida valoramos la lealtad que nuestros socias y socios han depositado en esta directiva. Sepan ustedes que su apoyo, valor y convicción son nuestra mayor herramienta de lucha.

La unión que nos caracteriza ya es parte de la identidad de esta organización sindical, la que trabaja estoicamente por defender los derechos y beneficios de nuestras bases.

Gracias a nuestros aguerridos compañeras y compañeros.

¡FELIZ DÍA DE LAS Y LOS MINEROS!
SINDICATO INTERPONDRÁ ACCIONES LEGALES CONTRA CAMB...
Se comunica el sensible fallecimiento de Elena Ver...