Sindicato N°1 de Trabajadores de Minera Escondida

Sitio Web Oficial para Socios SindicatoMEL
Tamaño de fuente: +

A 44 años del Golpe Militar la memoria continúa intacta: Ni perdón ni olvido

A 44 años del Golpe Militar la memoria continúa intacta: Ni perdón ni olvido

A 44 años del Golpe Militar del autodenominado presidente, dictador Augusto Pinochet, la memoria sigue intacta a punta de dolor y rabia, sedienta de justicia, porque compañeros y compañeras, sin justicia no hay perdón. Por más que pasen los años, la misma pregunta se mantiene estoica, ¿dónde están los desaparecidos?

Como Sindicato N°1 de Trabajadores Minera Escondida rechazamos tajantemente cualquier indulto o beneficio carcelario para los violadores de Derechos Humanos, quienes bajo el pretexto de "obedecer órdenes" callan las verdades, los paraderos y destinos de cientos de personas desaparecidas, tan sólo por el hecho de pensar distinto. A todos ellos que insisten en resguardar el pacto de silencio: ni perdón ni olvido.

En este 11 de septiembre honramos a todos los hombres y mujeres, torturados, asesinados y desaparecidos, que con valentía lucharon por un país justo y equitativo, con mejores oportunidades en pro de una óptima calidad de vida. Otro es el caso de los bebés, niñas y niños desaparecidos, cuyas muertes no tienen sentido lógico alguno, más que la sed descriteriada de sangre de los psicópatas de las fuerzas armadas chilenas.

Nuestra memoria sigue intacta, como trabajadores, como dirigentes, como padres, madres, hijo/as, hermanos/as, ciudadanos/as, como parte de esta sociedad. Porque mientras se mantenga la impunidad, no se haga justicia, y el abuso empresarial -tanto de nacionales, como extranjeros, dueños de las fábricas y compañías, de los monopolios de las riquezas nacionales- continúe siendo la forma de esclavizar al pueblo de Chile, no habrá reconciliación, no habrá perdón.

Como organización sindical, este 11 de septiembre de 2017 le exigimos al Gobierno de Chile cumplir con su compromiso de cerrar la cárcel de Punta Peuco y degradar a los oficiales culpables de crímenes y delitos contra los Derechos Humanos. Además de, derogar toda aquella legislación que permite que durante 50 años los criminales y torturadores no sean enjuiciados, porque para crecer como comunidad es vital reconocer nuestra historia y exigir justicia por las y los caídos. 

Un país sin memoria, es un país sin historia.

¡Trabajadores unidos e informados!

Expertos pronostican proyección el PIB-2017 a 1,5%...
A 44 años del Golpe Militar de Augusto Pinochet b...