Sindicato N°1 de Trabajadores de Minera Escondida

Sitio Web Oficial para Socios SindicatoMEL
Tamaño de fuente: +

Sindicato N°1 de Trabajadores Minera Escondida rechaza postura pro empresarial de Raimundo Espinoza (FTC)

Sindicato N°1 de Trabajadores Minera Escondida rechaza postura pro empresarial de Raimundo Espinoza (FTC)

Este lunes se dio a conocer la entrevista brindada por Raimundo Espinoza a El Diario Financiero. En el texto, el dirigente minero cuestiona la postura de los sindicatos comprometidos con sus bases, prevaleciendo un interés pro empresarial y aminorando a nuestra nación al definirla como un "país chico", el que al parecer y según su criterio, debe conformarse con las migajas de las transnacionales.

No es primera vez que el presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), una de las agrupaciones más influyentes y poderosas de Chile, advierte que el movimiento sindical enfrenta un complejo escenario y que los tiempos de oro de la minería ya no son los mismos. Esto, mientras logró uno de sus tránsfugos objetivos: ser parte de la empresa, contra la cual –supuestamente- luchó en defensa de los trabajadores. Espinoza, ahora "acomodado" como director de Codelco, cambió radicalmente su mirada, dando una voltereta que más nos recuerda a una pirueta circense que a la honesta expresión de un dirigente sindical.

Ahora le suma estigmatización hacia las nuevas generaciones de dirigentes, a quienes en vez de empoderar para que la lucha sindical minera siempre avance en apogeo, les culpa de dificultar la gestión sindical.Acusa falta de pertenencia de los más jóvenes, y que defienden intereses y necesidades cortoplacistas. Raimundo Espinoza, desde esta nueva visión como ejecutivo de Codelco, apunta a un objetivo subliminal; dividir las masas laborales de la Gran Minería, con la intención de disminuir las fuerzas, al separarlas en bandos de "jóvenes" y "viejos". Esto lo vivimos empíricamente cuando trató de dividir a los patos negros entre trabajadores de primera y segura categoría en el marco de la historia huelga que sostuvimos por 44 días.

"Se necesita un movimiento sindical comprometido", apunta hacía las nuevas generaciones, olvidando el desamparo que le entregó a nuestro compañero Richard Bobadilla durante los más de 100 días de huelga de hambre que mantuvo estoico en la región Metropolitana.

Como Sindicato N°1 de Trabajadores Minera Escondida rechazamos tajantemente la postura pro empresarial y sumisa de Raimundo Espinoza, quien prefiere conformarse con las sobras de las empresas, sabiendo que las remuneraciones no son equitativas ni responden al saqueo de recursos naturales que realizan ni al deterioro del medio ambiente local. El cambio de trinchera queda en evidencia, al hablar que los trabajadores de hoy tienen necesidades distintas, cuando las problemáticas a nivel país sobre educación, salud y vivienda son transversales.

El mismo Espinoza asevera que la Federación de Trabajadores del Cobre aspira a generar nuevas hornadas de dirigentes, con capacidades distintas, que aminoren las tensiones que existen hoy en día en el ámbito laboral. Aquí, oculta otro de sus objetivos: dar forma a una pléyade de sindicalistas "mansos", "manejables" y sin las férreas convicciones que caracterizan a los sindicalistas del cobre. Queda en evidencia que Espinoza, sentado ahora al lado de los empresarios, no quiere verse enfrentado a esa fuerte voluntad de servicio en la defensa de los intereses de los trabajadores, a quienes representó por largas tres décadas.

Creemos que una dirigencia sin ambición de obtener mayores beneficios, mejores remuneraciones, respeto por los derechos de la fuerza laboral y reconocimiento por las labores realizadas de nuestras bases, no es dirigencia, no es compromiso, no forma sindicatos.

Raimundo Espinoza reconoce, pese a sus más de 30 años como dirigente, que él tiene "la doble responsabilidad de poner los equilibrios", en referencia a velar por los intereses de la empresa, cualquier sea la razón, Espinoza asume que su labor sindical es también, resguardar la producción y las arcas de la compañía.

Este sindicato declara, y en representación de nuestra bases, que la consigna "Ganar – ganar" que cita, ha perdido vigencia y hoy no es más que una consigna gastada. Hoy en día la empresa gana y el trabajador –confiado en que también ganará- solo recibe migajas. Esto no tiene ningún asidero en las actuales relaciones entre los mineros y las grandes mineras.

Nuestras gestiones apuntan al resguardo de los beneficios adquiridos en arduas luchas anteriores, adquisición de mejores condiciones laborales y el respeto constante de nuestros derechos como fuerza laboral. Lo anterior, no importando el precio que cueste, porque nosotros compañeros y compañeras, las y los trabajadores de Chile, somos más grandes que cualquier compañía y tenemos el poder de cambiar las reglas del juego a punta de educación, empoderamiento, unidad y convicción.

Finalmente, afirma que no postulará al cargo que ocupó por más de treinta años. Asevera que es necesario dar la pasada a otros. Adopta aquí la lógica actitud de quien no puede seguir siendo juez y parte. Entonces, antes de ser dejado en jaque, abandona la lucha y se pone en la trinchera opuesta. Al abandonar,se lleva consigo todas las herramientas, estrategias, planteamientos y argumentos que empleó como directivo de los trabajadores, poniéndolos ahora a disposición del natural adversario de los mineros: los ejecutivos con los que ahora Raimundo Espinoza se codea.

En lo que a esta directiva respecta, agradecemos profundamente el anuncio de renuncia de Raimundo Espinoza, y esperamos que así, se logre destrabar el trabajo sindical de una de las organizaciones más poderosas y unidas del país.

La Directiva

Patricio Mery: periodista chileno condenado por in...
Programa Especial de Prácticas y Memorias 2018 de ...